Diccionario panhispánico del español jurídico

dpej.rae.es

emplazamiento edictal o emplazamiento por edictos

Sublema de emplazamiento
Adm. y Proc. Acto de comunicación procesal excepcional, pues solo procede cuando no haya sido posible la notificación personal, dirigida por medio de edictos al demandado civilmente o al interesado en un procedimiento contencioso-administrativo, para que se persone y actúe dentro de un plazo.
LEC, arts. 149 , 156.4 y 164; LJCA, art. 49.1 . El TC ha destacado en numerosas ocasiones que el emplazamiento personal debe intentarse antes de acudir a la notificación por edictos (SSTC 40/2005, 293/2005, 245/2006, 32/2008 y 150/2008). Las SSTC 30/2014 y 169/2014 explican la trascendencia del emplazamiento como instrumento que permite la defensa en el proceso de los derechos e intereses cuestionados, de manera que su defectuosa práctica vulnera la CE, art. 24 . «El recurso a los edictos, al constituir un remedio último para los actos de comunicación procesal de carácter supletorio y excepcional requiere el agotamiento previo de los medios de comunicación ordinarios que ofrecen mayores garantías y seguridad de recepción para el destinatario, y la convicción obtenida con criterios de racionalidad del órgano judicial que ordene su utilización de que, al ser desconocido el domicilio o ignorado el paradero del interesado, resultan inviables o inútiles los otros medios de comunicación procesal» (STC 216/2002 de 25-XI). La «jurisprudencia de esta Sala no concibe el emplazamiento, en una forma determinada, como un fin en sí mismo, sino como un instrumento para garantizar el derecho de defensa. Y para determinar si en un caso concreto ha resultado o no infringido tal derecho deben tomarse en consideración las circunstancias concurrentes, entre las que destacan la diligencia de la persona legitimada y el conocimiento extraprocesal de la existencia del proceso, así como el momento en que se llegó a conocer la existencia de la sentencia que puso término al proceso, y la trascendencia o virtualidad de la ocasión de defensa del propio derecho o interés perdida como consecuencia de la falta del emplazamiento personal. En tal sentido, cabe mencionar asimismo nuestras sentencias de 16 de enero de 2007 (recurso 454/2004), de 22 de mayo de 2009 (recurso 2137/2007) y 9 de junio de 2010 (recurso 1506/2006), entre otras muchas» (STS, 3.ª, 23-V-2013, rec. 6156/2011).

Referenciado desde